domingo, octubre 17, 2021
InicioViralesLa Petaca, Concordia y sus misterios poco conocidos.

La Petaca, Concordia y sus misterios poco conocidos.

La Petaca, es un pequeño poblado disperso al borde de una gran colina coronada por una extraña formación rocosa: el enigmático cerro de La Petaca. “Está muy bonito aquí, su cerro llamado La Petaca tiene una hermosa vista, es llamado así porque tiene forma de petaca”, comenta un vecino del lugar.


Con una vista panorámica e inigualable, se encuentra enclavado en lo alto de la sierra madre occidental, escondido entre cañadas y barrancos que simulan paisajes remotos habitados por seres mitológicos, localizado a 1,900 metros sobre el nivel del mar, en el municipio de Concordia, Sinaloa.

Esta formación rocosa es una verdadera maravilla natural del estado de Sinaloa, miles de turistas han ascendido hasta la cima de esta roca desde donde se aprecian increíbles cañones adornados con una exhuberante vegetación predominando los encinos y los pinos, grupos religiosos visitan este místico lugar para hacer oración mientras contemplan el magnífico panorama, al este del peñón se observan las montañas del vecino estado de Durango y al oeste las montañas y el bello cañón de “Las Águilas”.

El cañón de “Las Águilas” es una misteriosa montaña con una estructura similar a la de una pirámide, numerosas leyendas abundan alrededor de esta, entre ellas la existencia de cuevas que guardan impresionantes tesoros en su interior, así como también diseños simbólicos grabados en sus paredes que hacen referencia al contacto con extraterrestres que sostuvieron los habitantes de este pequeño pueblo con estos visitantes cósmicos, se cree también que este cerro es una pirámide colosal cubierta por árboles, tierra y maleza, sin embargo, solo son eso, mitos sin sustento y misterios sin resolver. Su clima fresco, sus grandes pinos, su tranquilidad y la amabilidad de su gente son parte de este pueblo. Naturaleza que contrasta con la humildad, la cual aún se refleja en sus casas todavía hechas de madera.

Avelino Hervella, fue un pequeño niño de 8 años hijo de padres descendientes de Españoles que explotaban la madera en un aserradero establecido en el corazón de La Petaca, este antiguo aserradero estaba ubicado en un terreno frente a la capilla del pueblo y en aquella época la madera era muy abundante por todo el lugar y sus alrededores, lo que generaba bastante empleo para los habitantes y por lo tanto un incremento de actividades para abastecer la demanda del proceso. Desafortunadamente un día como cualquier otro mientras el infante estaba jugando cerca de la maquinaria, se aproximó demasiado a la sierra que cortaba la madera, sufriendo un fatal accidente que le arrebataría su corta vida en un instante.


Su padre fue testigo de la trágica muerte de su primogénito, hecho que marcaría para siempre su vida, muy desconsolado y sintiendo bastante culpabilidad, mandó a construir en memoria de su hijo este curioso monumento afuera de la capilla, el cual sigue firme al día de hoy pero se fue quedando en el olvido a través de los años.

- Advertisment -

Más Leidas

Últimos Comentarios